(AP)

ARLINGTON - Derek Jeter trató de explicarnos volvería a deleitarnos con su juego. El problema es que estábamos tan ocupados documentando su supuesto declive que no le hicimos caso.

Los jugadores de edad avanzada siempre hablan acerca de los ajustes en su mecánica y de trabajar más duro y ser paciente. Nos advierten que no debemos dudar de ellos porque en el pasado siempre han dado la cara.

En este caso, el error ha sido no reconocer que Jeter jamás ha sido como los demás jugadores. Siempre ha tenido más ímpetu, más talento y más de todo.

Ahora que Jeter está comenzando su 19na temporada en Grandes Ligas, podemos darnos cuenta de lo afortunados que hemos sido de poder verlo jugar. Pero cuando estaba bateando .260 el año pasado, era fácil creer que sus mejores días ya eran cosa del pasado.

Por si no se han enterado, Jeter no está acabado. Cuando una lesión en la pantorrilla lo obligó a ingresar a la lista de lesionados en junio del año pasado, hizo algunos ajustes mecánicos y desde entonces ha disfrutado de unas de las mejores rachas de su carrera.

Jeter ha vuelto a batear al jardín central-derecho y a todas las bandas.

"Le he dicho que es como si fuera 1999 otra vez - tres hits todos los días", dijo su compañero de equipo, Alex Rodríguez.

O hasta cuatro hits.

Ese fue justo lo que hizo Jeter en la victoria de los Yankees el lunes por 7-4 sobre los Rangers en Arlington. Los cuatro hits fueron contra el abridor Texas, Derek Holland. Con dos imparables más el martes, Jeter está bateando .416 esta temporada y un increíble .630 contra lanzadores zurdos.

Pero las cosas se ponen aun mejor. Según algunos escuchas, Jeter ha estado corriendo del plato a la primera base en 4.2 segundos - mejor que el promedio de 4.3 de Grandes Ligas. En la primera serie de la temporada contra Tampa Bay, un escucha reportó que Jeter había llegado a la inicial en 4.16 segundos.

¿Hemos recalcado que Jeter está a unos meses de cumplir los 38 años y que hace mucho que estaba supuesto a ir en descenso?

"Todos estamos envejeciendo", dijo Jeter. "Eso es señalar lo obvio. Simplemente porque tengas más edad no significa que no puedas hacer las cosas".

Si hacemos memoria y recordamos la temporada pasada, este resurgimiento tiene lógica. Jeter estaba bateando .260 cuando ingresó a la lista de lesionados. Regresó a su hogar en Tampa y comenzar a trabajar con su ex coach de bateo, Gary Denbo. Juntos hicieron algunos ajustes en su zancada a la hora de batear.

Jeter regresó a los Yankees el 4 de julio, se encendió poco después y se ha mantenido así desde entonces.

"Cuando me mantengo echado para atrás, siento que pueden pasar cosas buenas", dijo Jeter. "Tuve una larga racha en la que no me mantenía atrás. Ahora lo hago así. No es la primera vez que lo hago en mi carrera. No tiene que ver con la edad, no tiene que ver con nada. Si la mecánica están bien, los resultados van a estar ahí".

Jeter se ha visto tan bien en el plato, tan fluido y lleno de confianza, que en verdad da la impresión de que fuera el año 1999.

"El es increíble", que dijo Rodríguez. "Lo ves en las prácticas de bateo y la bola salta de su bate a todas las bandas".

En la oficina del mánager, los reportes han comenzado a sugerir cifras. ¿Podría Jeter batear .400? ¿Qué tal .350?

"Me apuntaría de inmediato", dijo Girardi.

Girardi afirmó que hace mucho tiempo que dejó de sorprenderse por cualquier cosa que haga Jeter. Por otro lado, el torpedero bateó .270 en el 2010. ¿Acaso no es fácil suponer que esa cifra es señal de una decadencia?

"A veces tienes años así", dijo Girardi. A veces tienes años difíciles. Nunca me olvido de lo que Joe Torre dijo un día. Dijo, 'Bateé .360 un año y .260 el siguiente y seguía siendo el mismo'. Este es un juego difícil. Probablemente me sorprende más cuando (Jeter) pasa por momentos difíciles que cuando le va bien".

Además, la edad es algo relativo.

"Siempre pienso en él como si fuese un muchachito", dijo Girardi. "Cuando llegué (a los Yankees en 1996) yo, él era un niño. Quizás me hace sentir mejor con respecto a mi edad. Está jugando como si tuviese 25 años.

Como muchos de nosotros, Girardi está disfrutando ver a su campocorto batear por todos lados, correr, divertirse y lucir como el Derek Jeter que siempre hemos conocido.

"Ha arrancado muy bien. Se siente bien físicamente y eso es lo más importante", dijo el capataz. "Cuando estuvo en un bache el año pasado, había una cosa que yo no iba a hacer. No iba a dudar de él. Conozco su corazón, su carácter y el empeño con el que trabaja".