(AP)

NUEVA YORK - Es el mismo trabajo, pero en un inning diferente.

David Robertson pudo haberse dejado llevar por los nervios, pero en vez de eso siguió con lo que viene haciendo. Sacó un cero el martes en la novena entrada para lograr su cuarto salvamento de por vida. Pero esta vez fue sin el panameño Mariano Rivera como "seguro de vida" en los Yankees.

Robertson fue ascendido al rol más difícil del bullpen cuando Rivera se lesionó la rodilla derecha. Robertson complicó las cosas cuando se le llenaron las bases, pero el derecho ponchó al dominicano Carlos Peña para sacar el último out y derrotar a los Rays.

"Me dije, 'Sólo tira strikes y sal de eso rápido'", reveló Robertson. "Mo probablemente hubiese hecho 12 pitcheos y roto un bate, y hubiéramos terminado esto hace 20 minutos."

Así han visto los Yankees a Rivera durante 15 años. Y a pesar de que Robertson había sido uno de los mejores relevistas en Grandes Ligas en la joven temporada, el diestro sabía que llegaba a un papel difícil. Tenía 12 innings consecutivos sin permitir carreras, pero con todo y eso había nervios a la hora de encargarse del noveno episodio.

Eso se vio claramente al Robertson no fulminar a los bateadores como lo hace normalmente. A los seis bateadores que enfrentó les tiró strike con el primer pitcheo. Pero a dos de ellos les lanzó tres bolas malas consecutivas. Robertson también estuvo arriba en el conteo ante Peña, quien se ponchó con strike cantado.

"En realidad no se sintió diferente", dijo Robertson acerca de su primer juego salvado de la temporada. "Salía a hacer lo mismo que vengo haciendo, que es atacar la zona de strike. Conseguir el strike 1 y partir de ahí, pero conseguía el primer strike y después no podía hacer un buen pitcheo."

Robertson permitió un hit y dio dos bases por bolas. En sus primeras 12 presentaciones del año, había regalado sólo dos pasaportes. El martes ponchó a dos y ahora lleva 23 abanicados en la campaña. El derecho de 27 años hizo 25 pitcheos, igualando su mayor cantidad para una presentación este año.

Ahora Robertson ha tirado 26.1 ceros consecutivos, racha que remonta a septiembre pasado. Es la mayor cadena de innings en blanco de un pitcher de los Yankees desde que Rivera logró 30.2 ceros al hilo en 1999. Una vez más, una hazaña tiene precedente-de Rivera.

Eso se aplica también a los apuntes que lleva el manager de los Yankees, Joe Girardi. No fue hasta el martes que el piloto finalmente sacó el nombre de Rivera de su lista de relevistas.

"Fue extraño para mí no escribir el nombre de Mo como el primero en la lista", relató. "Fue como que, "OK, no va a salir del bullpen. Puedo ver la tarjeta las veces que quiera. No está ahí.' Escribir esos nombres hizo que me diera cuenta de que las cosas son diferentes ahora."

Efectivamente, lo son. Girardi dijo que el dominicano Rafael Soriano también recibirá algunas oportunidades de cerrar por los Yankees ante la ausencia de Rivera.

Sin embargo, Robertson será el principal encargado de la novena entrada. A Girardi le gustó ver a Robertson salir de la adversidad y hacer el trabajo el martes.

"Si no, tampoco hubiese vacilado a la hora de irme con él otra vez", dijo Girardi. "Y le hubiese tenido la misma confianza y creo que hubiera respondido. Lo importante es que David no trate de ser Mo, sino el mismo David."