OAKLAND, California -- El suspendido Manny Ramírez está a punto de comenzar el sábado una estadía de 10 partidos en las ligas menores con el equipo de Sacramento de Triple-A.

"Llegó el momento de Manny", fue el mensaje colgado por la sucursal de los Atléticos de Oakland en su cuenta de Facebook.

Si no hay posposiciones por lluvia, el toletero dominicano podría jugar en las mayores con los Atléticos el 30 de mayo, el día de su cumpleaños 40 y cuando termina su suspensión de 50 partidos por un caso de dopaje.

Los Atléticos pudieron haber enviado a Ramírez a Clase-A este fin de semana para garantizar una gran concurrencia en el estadio, pero el gerente general Billy Beane quería que el bateador designado enfrentara a la mejor competencia posible antes de volver a las mayores.

Los River Cats quieren sacarle todo el provecho posible a la presencia de Ramírez, ofreciendo paquetes de entradas denominados "Manny Pack" para los juegos en Sacramento. Incluyen 20 o 40 vales para cualquier partido esta temporada junto a camisetas de Ramítez con el logo. Todo sujeto, por supuesto, a la demanda.

"Suena mucho el nombre de Manny estos días", dijo Collin Cowgill, jardinero de los Atléticos que hace poco estuvo con la sucursal en Sacramento. "La gente de Sacramento disfrutará poder ver a un pelotero de su clase. Sin duda que llenará el estadio, como debe ser. Se lo merece. Es un jugadorazo".

Esta será la 20ma temporada de Ramírez en Grandes Ligas. El dominicano tiene promedio de .312 con 1.831 remolcadas.

En febrero, Oakland le dio un contrato de ligas menores a Ramírez por un año y medio millón de dólares si logran ganarse un puesto en la nómina principal en las mayores.

Ramírez optó por el retiro el año pasado con los Rays de Tampa Bay en vez de cumplir una sanción de 100 juegos tras dar positivo por segunda vez en un control antidopaje. La suspensión quedó en 50 partidos por haberse perdido casi toda la temporada anterior.

Figura en el puesto 14 en la lista histórica con 555 jonrones.