CINCINNATI -- Aroldis Chapman recibirá más oportunidades para cerrar los juegos de los Rojos de Cincinnati.

¿Eso significa que será el cerrador a tiempo completo? Aún no.

El zurdo cubano consiguió el domingo el segundo salvamento de su carrera al completar la victoria 5-2 ante los Yanquis de Nueva York.

Los Rojos buscan encontrar un reemplazo fijo para el cerrador Ryan Madson, descartado toda la temporada tras sufrir un desgarro de ligamentos en el codo. Le dieron la primera oportunidad al zurdo Sean Marshall, pero no le ha ido bien en la misión.

Chapman, dueño de una recta de 100 millas por hora y con una efectividad inmaculada de 0.00 en la temporada, estará ahora a prueba.

"Será una situación en la que tendremos usar a quien creemos es el mejor en ese día en particular, y ojalá él esté descansado y sea el mejor para ese día", dijo el mánager de los Rojos Dusty Baker el lunes previo al inicio de una serie contra Atlanta. "Pueden ser otros lanzadores".

"Esto es lo que pasa cuando un equipo pierde a su cerrador", añadió".

Los Rojos adquirieron a Chapman con un contrato de seis años y 30,25 millones de dólares en 2010. La idea era tenerlo como un abridor. Pero con una rotación completa y el equipo rumbo a la conquista del título de la división Central de la Liga Nacional, optaron primero usarlo como un relevista.

Lo hizo tan bien que siguió en tareas de preparador en 2011, pero tuvo problemas con su contral y luego padeció dolores en el hombro. Terminó con marca de 4-1 con 3-60 de efectividad en 54 apariciones esa campaña.