(AP)

Cuando los Atléticos lograron otra victoria improbable para barrer a los Yankees, ahí estaba el gerente general de Oakland, Billy Beane, saltando de alegría junto a sus asistentes.

"Sin importar los años que uno tiene haciendo esto, te sale el muchachito", dijo Beane.

Así se siente mucha gente acerca de los Atléticos, equipo que llegó al martes en plena pelea por la clasificación con 14 victorias en sus últimos 16 partidos.

Oakland tiene la segunda menor nómina de Grandes Ligas. El equipo ha puesto a jugar a 17 novatos-la mayor cantidad en las mayores-incluyendo a 10 lanzadores de primer año. A pesar de esa falta de experiencia, los Atléticos llevan la mejor efectividad colectiva de la Liga Americana, tanto de parte de los abridores como de los relevistas.

El equipo de Bob Melvin está ganando con cierto estilo también. Oakland lleva marca de 20-10 en juegos decididos en el séptimo inning para adelante, además de encabezar las Grandes Ligas con 11 triunfos dejando en el terreno a la oposición. Han ganado cinco partidos al hilo por una sola carrera, incluyendo cuatro triunfos de esa manera sobre los Yankees.

Con récord de 51-44, los Atléticos están a 6.0 juegos de los Rangers en el Oeste de la Liga Americana y llevan ventaja de medio juego sobre los Orioles por el segundo comodín del Joven Circuito.

Oakland está en el último lugar de la Americana en carreras anotadas, pero está segundo en la liga en jonrones desde el Juego de Estrellas.

De cualquier forma, el pitcheo se ha visto tan sólido que los Atléticos creen que pueden volver a la postemporada por primera vez desde el 2006.

"Es un juego de sumar y restar", dijo Beane. "O permites menos carreras o anotas más. No tenemos una ofensiva dinámica, pero sabemos aceptar una base por bolas y dar un jonrón. Es una manera bastante eficiente de anotar las carreras."

Al acercarse el 31 de julio, fecha para que los equipos ejecuten los cambios sin que los jugadores pasen por la lista de waivers, Oakland se perfila como un "comprador". ¿Quién lo hubiese imaginado?

"Oh sí", dijo Beane al respecto.

Parte de lo ingenioso que es Beane como gerente general es su habilidad de evaluar de una manera bien honesta a su equipo y rehusar aceptar la mediocridad.

Entonces, en el invierno del 2011-12, cuando decidió que su escuadra tenía pocas posibilidades de superar a los Rangers y los Angelinos en el Oeste, tomó la decisión de rehacer el roster y básicamente empezar de nuevo.

Su meta a largo plazo era tener a los Atléticos en posición de competir más o menos en el 2014, cuando pensaba que el equipo podía estar rumbo a la ciudad de San José y una situación de más ingresos.

Con eso en mente, cambió a tres lanzadores convocados al Juego de Estrellas: Trevor Cahill, Andrew Bailey y Gio González-por un montón de prospectos.

En el Área de la Bahía Beane fue criticado fuertemente, pero el GG también tenía par de cosas a su favor. Una era su buen historial en este tipo de reconstrucciones. Otra era que había sido completamente honesto a la hora de hablar de sus intenciones con el equipo.

Antes de los entrenamientos, el asistente número 1 de Beane, David Forst, dijo algo que ahora luce algo profético.

"Creo que tenemos la base para un cuerpo monticular que será uno de los mejores de Grandes Ligas en un par de años", expresó en ese momento.

Forst se convenció aun más cuando llegó a los entrenamientos y vio a lanzadores como Tommy Milone, Jarrod Parker y Ryan Cook, entre otros.

"Yo pensaba que teníamos un buen grupo de jugadores", dijo Beane. "No sabíamos cuándo madurarían. Nadie lo sabía. Pero nos sentíamos bien con el talento que habíamos adquirido. Pensábamos que en algún momento, todos harían un impacto en esta temporada."

Milone, Parker y A.J. Griffin tienen menos de 25 años. Juntos llevan marca de 18-10. Cook, de 25 años, ha salvado 10 juegos. El preparador de Cook, Sean Doolittle, (EFE de 1.86) también tiene 25. El jardinero Josh Reddick (de 25 también), quien llegó desde Boston en el canje por Bailey, lleva 21 cuadrangulares.

Beane reforzó el roster en el invierno al firmar al veterano dominicano Bartolo Colón, de 39 años, pensando que sus mejores lanzadores jóvenes necesitarían al menos un año más en liga menor. Colón ha lanzado 118.0 entradas y lleva promedio de carreras limpias de 3.97.

"No tengo palabras para decir lo que ha hecho", dijo Beane acerca de Colón. "Es inalterable. Hace exactamente lo que quieres que haga cada pitcher joven. No puedes darte cuenta si está teniendo un juego bueno o malo. Exhibe el mismo humor, sin importar la situación. También demuestra el éxito que puedes tener si tiras strikes. Ataca la zona de strike con la recta. No le tiene miedo a nada. Nada que pudiéramos decir es tan impresionante como ver los resultados que saca."

Los muchachos están poniendo atención. En los últimos 16 partidos, los lanzadores de los Atléticos han otorgado apenas 26 bases por bolas.

Entonces, una temporada que se suponía era para empezar de nuevo se ha convertido en algo especial-o por lo menos así parece a esta altura.

"Cuando tienes una oportunidad como ésta, hay que aprovecharla y tratar de llegar a la postemporada", dijo Beane. "Y si está ahí, no darle la espalda, sino darle con todo."