(AP)

SAN FRANCISCO, California-- El jardinero puertorriqueño Andrés Torres regresa a los Gigantes de San Francisco.

Torres firmó el jueves un contrato por un año y dos millones de dólares con los actuales campeones de la Serie Mundial y superó los exámenes médicos de rigor para cerrar el acuerdo, dijeron los Gigantes.

"Es maravilloso tenerlo de regreso", escribió el manager Bruce Bochy en un mensaje de texto. "El nos da mucha más versatilidad y carácter. Todos adoran a Andrés como compañero de equipo".

Torres, de 34 años, jugó la temporada de 2012 con los Mets de Nueva York, después de estar tres años con los Gigantes. Bateó .230 esta campaña, con tres jonrones, 35 remolcadas y 13 bases robadas en 132 partidos.

Ahora, Torres podría jugar junto al pelotero por el que lo canjearon los Gigantes a los Mets, su coterráneo Angel Pagán, jardinero central.

Popular entre los aficionados y apreciado por sus compañeros, Torres podría jugar en la pradera izquierda si San Francisco prefiere dejar como sustituto al venezolano Gregor Blanco. En realidad, podría darle varias alternativas al manager Bruce Bochy.

Pagán renovó la semana pasada su contrato por cuatro años y 40 millones de dólares.

Como parte del acuerdo, Torres puede devengar otros 250.000 dólares en primas por su desempeño. Se le entregarían 50.000 dólares si cumple con 400, 425, 450, 475 y 500 turnos al bate.

Las noticias sobre el regreso de Torres se propagaron rápidamente en Twitter, y los seguidores parecieron complacidos. Torres, ambidextro, fue un miembro clave de los Gigantes que ganaron la Serie Mundial de 2010.

Este año, San Francisco se coronó nuevamente, y Torres acudió incluso al AT&T Park como espectador para alentar a sus ex compañeros en un par de juegos.

Torres, que deambuló en las menores durante más de una década, comenzó a aparecer regularmente en las Grandes Ligas en mayo de 2010, como jardinero central y primer bate. Tuvo un promedio de .268 con 16 vuelacercas y 63 impulsadas en su primera temporada completa en las mayores, y soportó el dolor para seguir jugando en los playoffs.

Sorprendió a los Gigantes e incluso a sí mismo con una rápida recuperación tras una cirugía de apéndice a la que debió someterse de emergencia en el año, y ayudó a San Francisco en la recta final.

La intervención quirúrgica se realizó el 12 de septiembre de 2010 en San Diego, y Torres volvió a jugar el 24, tras perderse 11 encuentros. Su condición física y determinación le ayudaron a volver tan pronto. Bochy había descartado prácticamente a Torres para el resto de la temporada regular.

Luego, tuvo un promedio de .276 con un jonrón y tres empujadas en 15 encuentros de los playoffs. Bateó cuatro dobletes y se robó u par de almohadillas.