NUEVA YORK -- Alex Rodríguez habló en conferencia telefónica.

"Una enorme catástrofe", dijo. "Desagradable".

Eso fue el 13 de diciembre de 2007, cuando renovó contrato con los Yankees de Nueva York y hablaba sobre su decisión de un mes y medio atrás de convertirse en agente libre.

Ahora esas palabras describen cómo se sienten algunos de los directivos del equipo sobre el contrato de A-Rod por 10 años y 275 millones de dólares.

Rodríguez, alguna vez considerado un jugador que podía hacer trizas la marca histórica de jonrones, se ha transformado en una carga para algunos miembros de la organización de los Yankees.

No ha jugado una temporada completa desde que fue elegido por tercera vez como Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2007; estará inactivo al menos el primer semestre de este año debido a su cirugía en la cadera del 16 de enero, y ahora se le acusa de utilizar fármacos anabolizantes, una acusación que el pelotero refuta.

Incluso antes de que las acusaciones fueran publicadas el martes por el semanario Miami News Times junto con otras contra los dominicanos Melky Cabrera, Nelson Cruz y Bartolo Colón, además de Gio González y Yasmani Grandal, algunos ejecutivos de los Yanquis deseaban simplemente que Rodríguez se fuera.

Hablando bajo condición de anonimato porque no querían criticar públicamente a su jugador, revelaron que se sentían frustrados con Rodríguez.

Y tienen un enorme incentivo para que A-Rod se desvanezca. Si no vuelve a jugar por alguna lesión, cerca de 85% de los 114 millones de dólares que le debe el equipo sería cubierto por el seguro, de acuerdo con uno de los ejecutivos que hablaron bajo condición de anonimato.

Nueva York también podría librarse de los 27,5 millones de salario promedio anual de Rodríguez en su nómina para los próximos cinco años, un factor clave para que los Yanquis no rebasen el límite de 189 millones en 2014.

Si Rodríguez está en la lista de inhabilitados, su contrato se incluiría en la nómina, pero si se añade a la lista de retirados voluntarios, no sería parte del total.

Y si los Yankees no rebasan los 189 millones de dólares, su tasa impositiva bajaría del 50% actual a 17,5% para 2015. Ello les daría mucha mayor flexibilidad para tratar de contratar a Clayton Kershaw, el venezolano Félix Hernández y Justin Verlander si éstos se declaran agentes libres luego de la temporada 2014.

Resulta improbable que Nueva York pueda rescindir el contrato de A-Rod. La política antidopaje en Grandes Ligas pactada entre los ejecutivos y la asociación de jugadores especifica que la oficina del comisionado tiene toda la autoridad disciplinaria para imponer sanciones.

No obstante, la mala salud de Rodríguez podría abrir el camino al equipo para tener esos ahorros.