SAN FRANCISCO - Aunque los integrantes de ambos equipos han tratado de restarle importancia al tema, la idea de una "revancha" está en boca de todos de cara a la semifinal del Clásico Mundial de Béisbol entre la República Dominicana y Holanda.

El partido será el lunes a las 9:00 p.m. ET y el ganador se medirá a Puerto Rico el martes a las 8:00 p.m. ET en la gran final.

En el 2009, una selección holandesa casi desconocida venció a la República Dominicana dos veces en la primera ronda para eliminar al equipo quisqueyano. A José Reyes, integrante de la selección dominicana tanto en el 2009 como este año, todavía le duele aquellas derrotas.

"Creo que en ese entonces teníamos demasiada confianza. Salimos al terreno con demasiada confianza", dijo Reyes sobre los partidos de hace cuatro años contra Holanda, que perdió Dominicana con marcador de 3-2 y 2-1. "Siempre digo que en el béisbol puede pasar cualquier cosa. Puede ganar cualquier equipo, no sólo gana el equipo de más talento."

Una vez más, en el papel la selección dominicana tiene una gran ventaja en el juego del lunes. La mayor parte de su roster es de nombres bien conocidos en Grandes Ligas, como Robinson Canó, Erick Aybar, Hanley Ramírez, Carlos Santana y Fernando Rodney.

El abridor de Dominicana vs. Holanda, Edinson Vólquez, es el número 1 en la rotación de los Padres de San Diego y probablemente se suba al montículo por el equipo de Bud Black en el Día Inaugural.

De su parte, la selección holandesa cuenta con peloteros como Andruw Jones, Roger Bernadina, Andrelton Simmons y, para esta ronda en San Francisco, Jurickson Profar y Kenley Jansen. Todos son de Curazao, parte de Holanda según las reglas del Clásico.

El abridor de Holanda para el lunes, Diegomar Markwell, se crió en Curazao y lanzó nueve años en el sistema de liga menor de los Azulejos de1997 al 2003. En una era de "sabermetría" y muchos avances de los escuchas, el manager de R.D. Tony Peña afirma que no conoce para nada a Markwell.

"Lo siento", dijo el capataz quisqueyano. "Lo siento, pero no estoy familiarizado para nada. Eso no es un chiste. Ustedes dirán que yo probablemente debería saber esto, pero no tuvimos tiempo ni chance de chequear el roster. Pero haremos nuestras indagaciones. Les prometo eso."

Algo está claro: La República Dominicana no toma a la ligera a los holandeses en esta ocasión. Saben que Holanda derrotó dos veces a Cuba en este torneo. Y aunque Dominicana lleva marca de 6-0 en el Clásico, sus victorias en la segunda ronda en Miami sobre Italia, EE.UU. y Puerto Rico fueron por una diferencia total de cuatro carreras.

De su parte, la selección holandesa cree que puede volver a sorprender en esta edición del Clásico.

"Eso fue hace cuatro años y para nosotros está en el pasado", dijo el manager de Holanda, Hensley Meulens, quien también es coach de bateo de los campeones Gigantes de San Francisco en Grandes Ligas. "Hemos crecido tanto desde entonces. En mi opinión, hemos mejorado. No pasamos de la segunda ronda (en el 2009), pero esta vez sí. Tenemos más juventud y más talento en nuestro equipo que hace cuatro años."

Todo eso significa que en la selección holandesa hay bastante confianza.

"Derrotamos a Corea en Taiwán en el primer juego y luego vencimos a Australia y a Cuba dos veces", dijo Meulens. "Fue difícil jugarle a Japón, pero los muchachos nunca se dieron por vencidos. Tienes que pitchar bien, jugar buena defensa y contar con bateo oportuno. De ser así ganaremos, seguro que sí."