El Wrigley Field abrió sus puertas en 1914.

CHICAGO -- Los Cachorros de Chicago llevan años tratando de ganar la Serie Mundial. Es probable que también tengan otra batalla para remozar el icónico estadio Wrigley Field.

El club de béisbol reveló el lunes los detalles del plan de 500 millones de dólares para renovar el parque con 99 años de historia. Esto significaría más juego nocturnos, un nuevo hotel, un nuevo vestuario, extensión en la venta de cervezas, varias mejorías para los aficionados.

También se instalará una pantalla gigante de video que podría desatar una batalla legar con los dueños de las azoteas que pueden perder una entrada financiera, ya que dejará de ver los partidos desde los edificios de la calle de enfrente.

La pantalla propuesta, de casi 560 metros cuadrados (6,000 pies cuadrados) sobre el jardín izquierdo, es casi tres veces más grande que la pizarra que hoy está por encima del jardín central. El presidente del equipo Tom Ricketts dijo que se puede generar ingresos "significativos" para el equipo a través de publicidad en la pantalla y en un letrero de unos 90 metros cuadrados (1,000 pies cuadrados) en el jardín derecho.

"De ser aprobado el plan, ganaremos la Serie Mundial para la ciudad", dijo Ricketts sobre los Cachorros, que no ganan desde 1908 y, de hecho, ni siquiera han jugado la serie desde 1945.

Los Cachorros dicen que la visibilidad desde las azoteas podría preservarse en su mayoría y que la pantalla y el letrero son "mucho más pequeños de lo que se habían planeado en un principio de colocar siete letreros para amortizar los costos de la restauración del parque".

Ricketts no especificó con detalles cómo los letreros tendrían un "impacto mínimo" de la visibilidad de las azoteas. Tampoco se refirió a la probabilidad de una demanda, al decir que "ese asunto se atenderá cuando se presente".