José Valverde

DETROIT -- Se suponía que José Valverde no estaría más en Detroit.

Después de sus desplomes ante Oakland y los Yankees en playoffs, los Tigres ni se molestaron en ofrecerle un contrato al final de la pasada temporada. Todo apuntaba que el venezolano Bruce Rondón, un prospecto con una recta de fuego, sería el nuevo cerrador, pese a que nunca había hecho un lanzamiento en las mayores.

Pero el libreto no se cumplió y ahora Valverde está de vuelta con el club. Logró el salvado el miércoles al preservar la victoria 7-5 ante los Reales de Kansas City.

Valverde tiene un salario base de dos millones de dólares. Como se perdió las primeras tres semanas y media de la temporada, el salario especificado en el contrato es de 2.301.887 dólares. El dominicano puede ganar hasta tres millones de dólares en bonos de desempeño si completa 50 partidos. Recibirá 500.000 dólares cada vez que cumpla las metas de 25, 30, 35, 40, 45 y 50 partidos terminados.

Rondón perdió el puesto en la pretemporada, tener más de un cerrador no funcionó y el gerente general de los Tigres Dave Dombrowski decidió que Valverde no era una mala opción después de todo. Detroit le ofreció un contrato de ligas menores, pero sólo necesitó un par de partidos extra de preparación y tres entradas en las menores para decidir que estaba listo para cerrar.

Dombrowski dijo que la velocidad en la recta de Valverde llega a las 95 millas por hora con consistencia y ha rozado las 97.

"Se parece al pitcher que teníamos hace dos años en vez de al de la pasada temporada", indicó el ejecutivo.

El manager de los Tigres Jim Leyland dijo que Valverde retomará el puesto de cerrador, y se presentó con 7 kilos (15 libras) menos, una barba bicolor y sin sus características gafas.

"Estoy emocionado por haber vuelto", dijo. "Es emocionante estar de regreso con el equipo y con Jim Leyland. Estoy de regreso en Detroit con todos mis amigos".

Dijo que está lanzando más fuerte, pero que cree que los problemas del año pasado fueron más bien por fatiga tras haber lanzado 151 innings en dos temporadas.

"Tenía buen control la temporada pasada, no creo que ese haya sido el problema", manifestó. "Estoy lanzando a 97 ahora. Todo mundo sabe lo que pasó el año pasado, pero creo que simplemente estaba cansado. Eso fue todo".