David Ortiz. (AP)

BOSTON - El bateador designado de los Medias Rojas, David Ortiz, ha exhibido un bateo tórrido desde que salió de la lista de lesionados, aun cuando lidia con un asunto personal de peso.

El toletero dominicano y su esposa Tiffany han empezado el proceso de divorcio. La pareja lleva casi una década de matrimonio, luego de conocerse cuando Ortiz estaba en liga menor.

"Hay situaciones en la vida que resultan bien durante un tiempo y que en algún momento ya no. Tienes que seguir adelante por tu propio camino", dijo Ortiz en una entrevista con MLB.com y WEEI.com. "Voy a seguir adelante. Ella también. Espero que todo el mundo respete eso."

Ortiz quería dar a conocer la noticia antes de que filtrara a los medios de manera informal, pero espera que el público respete la privacidad de su familia en las próximas semanas.

"Voy a separar las cosas", dijo el veterano. "Está pasando lo que está pasando fuera del terreno, pero trato de no confundir eso y traerlo a mi trabajo. Sé cómo separar las cosas. Es importante la vida personal y espero que todo el mundo respete eso."

La pareja ha criado tres hijos juntos, Jessica, Alexandra y D'Angelo. Éste último ha tenido una presencia constante en el clubhouse de los Medias Rojas.

Ortiz dejó en claro que la separación ha sido amigable y que ambas partes quieren seguir adelante con sus vidas.

En ocho partidos este año, Ortiz batea .516 con dos jonrones, 11 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.400.