Yasmani Grandal

SEATTLE -- El cátcher cubano Yasmani Grandal fue reintegrado a la nómina de los Padres de San Diego tras perderse los primeros 50 juegos de la temporada debido a que purgaba una suspensión por dopaje.

Grandal llegó a Seattle la noche del lunes y fue anotado como titular con los Padres para enfrentar el martes a los Marineros en el cierre de una serie interligas de dos juegos.

"No es cosa de nervios, más bien es ansiedad", dijo Grandal sobre su retorno. "Creo que lo voy a estar mucho más cuando sea en San Diego, por jugar frente a tu afición. No estoy del todo nervioso, sino pura ansiedad".

Para abrir espacio a Grandal en la nómina, los Padres enviaron a Triple A al receptor John Baker y dejaron en libertad al infielder dominicano Edinson Rincón.

Sentado en la cueva de los Padres tres horas antes de su debut en la campaña, Grandal declaró no estar presionado en demostrar que se actuación en el plato al final de la pasada temporada no se debió al consumo de testosterona, la sustancia de la cual dio positivo.

"Si tengo que demostrar algo es a los Padres. Mi empleo es lo primero. Los Padres son los que me tienen en las Grandes Ligas y los que toman las decisiones sobre si subo bajo", dijo Grandal. ¿Tengo demostrar algo? Pues sí, a los Padres".

Grandal fue parte de la buena segunda mitad de San Diego en 2012, al batear para .297 con ocho jonrones y 36 remolcadas en 60 juegos. Al cubano se le permitió jugar en 10 partidos en Triple A, donde bateó para .306 con tres dobles y dos remolcadas en nueve duelos.

Al iniciar la pretemporada, Grandal pidió disculpas a sus compañeros y leyó una declaración escrita en la que hizo otro tanto con los aficionados y la organización.