Pedro Alvarez. (AP)

PITTSBURGH - El 8 de julio del 2013 quizás sea recordado como el día en que el dominicano Pedro Álvarez se convirtió en el cuarto bate fijo de los Piratas.

La consistencia y la comodidad que ha demostrado últimamente el antesalista estelar de Pittsburgh contra los lanzadores zurdos resultaron en su traslado a dicho puesto del lineup.

El lunes, bateando cuarto por primera vez desde el 5 de abril, Álvarez se fue de 4-2. El martes, desde el mismo puesto, sonó un jonrón solitario.

La potente alineación con la que ha soñado el manager Clint Hurdle, una en que Álvarez está afianzado como cuarto bate, quizás esté comenzando a manifestarse.

"Cómo se sienta es más importante que lo que yo vea", dijo Hurdle acerca de Álvarez. "Pero está en una posición muy cómoda ahora mismo. Su nivel de confianza ha estado muy alto. Tiene más edad ahora, es más inteligente y tiene más experiencia.

"Está apoyando el pie en el momento indicado y se ha vuelto más intimidante en el plato".

Álvarez ha bateado de hit en 19 de sus últimos 21 compromisos y ha mejorado su promedio a .250. En ese tramo, tiene nueve jonrones y 20 remolcadas y con su desempeño ha impresionado a todos, empezando por el mismo Hurdle. Aun así, es posible que haya pasado desapercibido por David Wright, capitán de la Liga Nacional para el Festival de Jonrones, quien no tomó en cuenta a Álvarez para el evento que se realizará el lunes en el Citi Field como parte del 84 Juego de Estrellas.

Su omisión tiene indignados a los aficionados de los Bucaneros. Por su parte, Hurdle no le da demasiada importancia, aunque parece estar satisfecho de que Wright y los Mets estarán en el PNC Park este fin de semana para concluir la primera mitad de la campaña.

"Las cosas sucedieron así por algo; estoy conforme con eso y seguiremos adelante", dijo Hurdle de la exclusión de Álvarez del certamen. "Los aficionados tendrán la oportunidad de expresar su sentir este fin de semana - y nuestros fans son muy apasionados."