Aroldis Chapman encabeza un bullpen sólido de Cincinnati.

CINCINNATI - Con tres equipos luchando por la Central de la Liga Nacional-y ahora mismo ocupando tres puestos de playoffs-la competencia por el título divisional debe de estar al rojo vivo hasta el final de la temporada.

Al ganar siete de sus últimos nueve juegos y 12 de sus últimos 17, los Rojos están demostrando que no van a conformarse con uno de los comodines del Viejo Circuito. Ahora mismo Cincinnati se encuentra a 2.5 juegos de los punteros Piratas y a 1.5 de los Cardenales, que están en el segundo lugar.

Para el 8 de agosto, los Rojos estaban a 7.0 juegos de la cima y parecían estar en peligro de ser descartados en cualquier momento.

"Es curioso cómo la gente te da por vencido cuando estás a 7.0 juegos, pero ahora nos hemos encendido un poco y estamos de regreso", dijo el tercera base de Cincinnati, Todd Frazier. "Así es el béisbol y cómo van las cosas". Hay que seguir firme con uno mismo, con el equipo, con la ciudad…así son las cosas".

Después de varios partidos sin mucha producción, la ofensiva de los Rojos ha despertado. El equipo ha anotado cinco carreras o más en cinco de sus últimos siete encuentros. Además, la rotación abridora tiene marca de 6-2 en los últimos 10 juegos de Cincinnati, con la ayuda de un bullpen sólido encabezado por el cubano Aroldis Chapman, Sam LeCure Manny Parra y J.J. Hoover.

"En sentido general hemos juntado todo", dijo el cátcher de los Rojos, Ryan Hanigan. "Hemos realizado unos buenos turnos. El pitcheo ha estado ahí. El bullpen ha estado ahí. Si podemos seguir así, seguir luchando, definitivamente éste es un buen equipo.

"Siento que estamos listos para un gran empuje y una buena racha", continuó el receptor. "Pero si no, tendremos que luchar un poco más".

Los fanáticos de los Rojos han esperado toda la temporada para ver esta clase de reacción de su equipo. La mejoría de Cincinnati parece llegar en el momento indicado. Pittsburgh, a pesar de su victoria en San Diego el lunes, ha perdido siete de sus últimos 10 choques, mientras que San Luis lleva marca de 10-8 en el mes de agosto.

"Sabíamos que si empezábamos a jugar como lo sabemos hacer, las cosas iban a suceder así", dijo el torpedero de los Rojos, Zack Cozart "Los Piratas van a jugar como lo hicieron contra los Cardenales. Y nosotros vamos a jugar vs. los Piratas. Todo va a depender de cuál equipo esté más encendido al final. Creemos que estamos jugando mucho mejor y que podemos jugar hasta mejor".

Si la temporada terminara ahora, los Rojos serían dueños del segundo comodín. Claramente, ésa no es la meta primordial, sino alcanzar a Pittsburgh y San Luis.

"No estamos tratando de conquistar un comodín", dijo Hanigan. "Es mejor estar seguro al ganar la división. Nos quedan partidos contra los Cardenales y contra los Piratas. Tendremos muchas oportunidades. Todo está en nuestras manos".