SAN LUIS, Missouri-En uno de los desenlaces más extraños en la historia de la Serie Mundial, una obstrucción del tercera base Will Middlebrooks a Allen Craig en el noveno inning permitió a los Cardenales de San Luis llevarse el sábado una victoria 5-4 sobre los Medias Rojas de Boston e irse al frente 2-1 en el Clásico de Otoño.

Con corredores en tercera y segunda con un out, así como el infield adelantado, Jon Jay bateó una roleta que el segunda base Dustin Pedroia controló y acto seguido tiró al plato para poner fuera al boricua Yadier Molina. El tiro del receptor Jarrod Saltalamacchia se fue al jardín izquierdo y Middlebrooks, tirado de estómago sobre la grama, levantó ambas piernas, lo que impidió el avance de Craig.

Jim Joyce, el umpire de la antesala, decretó de inmediato la obstrucción. Aunque el guante de Saltalamacchia tocó primero a Craig al deslizarse en el plato tras el tiro del jardinero Daniel Nava, el umpire principal Dana DeMuth cantó quieto y apuntó hacia la tercera base, señalando que había ocurrido una obstrucción.

Con el jugador defensivo en el terreno, con o sin intención, sigue siendo obstrucción", afirmó Joyce habrá que preguntarle a Middlebroks sobre eso, si es que podría haber hecho algo. Pero a nosotros no nos toca esa determinación".

Las reacciones de los jugadores fueron contrastantes:

-- "No podía hacer otra cosa que quedarme tirado. Traté de atrapar la pelota", dijo Middlebrooks. "Cuando trataba de levantarme, él (Craig) intentaba pasar por encima".

--"Son cosas que pasan en este juego. Alguien se interpuso... es una victoria y es buena", indicó Matt Holliday, el jardinero de los Cardenales.

--"Estoy en shock ahora mismo, es algo totalmente increíble", añadió el cátcher de los Cardenales Yadier Molina.

--"Esa no es forma de acabar un juego de Serie Mundial", afirmó el dominicano David Ortiz, el primera base de los Medias Rojas.

Por su final inusual y polémico, la parte baja del noveno inning en el Busch Stadium no será olvidado.

Molina conectó un sencillo con out ante el relevista Brandon Workman, quien fue el pitcher derrotado. Craig entró a batear como emergente y saludó el primer lanzamiento de Koji Uehara por la raya del izquierdo para un doble.

Y luego la obstrucción que dejó a los Medias Rojas tendidos en el terreno. Craig, quien reapareció en la Serie tras perderse el último mes por una lesión en el pie izquierdo, salió renqueante del terreno.

"No sé si me hizo trastabillar o no, yo sólo quería pasar por encima de él", dijo Craig al comentar sobre la jugada con Middlebrooks. "Fue como una carrera con obstáculos".

Pese a dejarse remontar dos veces y desperdiciar varias oportunidades para despegarse, los Cardenales quedaron en una posición envidiable en el Clásico de Otoño.

De las 55 instancias previas que el duelo por el título de las Grandes Ligas tuvo un empate 1-1, el ganador del tercer juego se coronó campeón en 37 ocasiones, y en 11 de las últimas 12. La excepción se dio en 2003 cuando los Marlins de la Florida remontaron ante los Yanquis de Nueva York.

El cuarto juego será el domingo, con Lance Lynn abriendo por San Luis ante Clay Buchholz.

Los bateadores de San Luis dejaron a seis corredores en posición de anotar y a 12 estancados en las bases. También tuvieron dos oportunidades con un corredor en la antesala sin outs y en ambas no pudieron impulsarlo al plato.

Boston había empatado el juego 4-4 al anotar dos veces en el octavo, respondiendo luego del doble de dos carreras de Holliday que puso al frente 4-2 a San Luis en la baja del séptimo.

Luego que los Medias Rojas llenaron las bases en el octavo con un sencillo de Jacoby Ellsbury, un pelotazo a Shane Victorino (su sexto de esta postemporada) y un boleto intencional a David Ortiz, el piloto de los Cardenales Mike Matheny apeló al cerrador Trevor Rosenthal en procura de un rescate de cinco outs.

Intratable todo este octubre, el novato Rosenthal --a la postre el lanzador acreditado con el triunfo-- no pudo completar la misión. Daniel Nava remolcó la anotación del 4-3 al batear un roletazo hacia el intermedista Kolten Wong, quien tiró a segunda para el out. Pero Nava pisó primero la inicial para evitar el doble play. Un sencillo de Xander Bogaerts por medio del diamante empató la pizarra.

En el séptimo, el relevista Craig Breslow se metió en problemas cuando Matt Carpenter se embasó con un sencillo dentro del cuadro, en el que el tiro del torpedero fue muy abierto a la inicial. Carlos Beltrán caminó a la inicial cuando un lanzamiento rozó el protector de su codo.

Junichi Tazawa entró a relevar y Holliday le saludó con un rodado que Middlebrooks no pudo atrapar. La pelota se fue hasta el fondo del bosque izquierdo y Holliday llegó a tercera con el tiro al plato. Tazawa recetó un par de ponches para impedir que el daño fuese más grave.

Los Cardenales atacaron de inmediato, con sus primeras anotaciones en el inning inicial de este octubre tras sencillos remolcadores de Holliday y Molina.

En lo que parecía una práctica de bateo, el abridor de los Medias Rojas Jake Peavey fue zarandeado con tres hits en cuatro lanzamientos. El coach de pitcheo Juan Nieves fue a visitarle en el montículo y Félix Doubront se puso a calentar en el bullpen.

Peavy, sin embargo, se recuperó del primer episodio de 21 pitcheos y luego salió bien librado de un atolladero de bases llenas sin outs en el cuarto. Eso sí, con algo de complicidad de los Cardenales y su coach de tercera base José Oquendo.

Con hombres en primera y segunda, Jay conectó un sencillo al central. Los Medias Rojas parecían dispuestos a ceder la carrera, pero Oquendo hizo frenar a Molina, un corredor lento. Peavey procedió a ponchar a Pete Kozma y retiró a Joe Kelly y Carpenter con elevados.

Boston despertó en el quinto con un triple del novato Bogaerts, quien anotó tras una roleta del emergente Mike Carp. El empate transitorio 2-2 se produjo cuando Nava, titular en el bosque izquierdo por Jonny Gomes, saludó al relevista Seth Maness con un sencillo remolcador.

En el triple de Bogaerts, el jardinero derecho Beltrán no pudo inclinarse lo suficiente para recoger la pelota. Beltrán se lesionó las costillas del lado derecho en el primer juego, al robarle un grand slam a Ortiz, y pudo actuar en el segundo tras recibir la inyección de un analgésico.

Kelly, el abridor de San Luis, retiró a los primeros nueve bateadores y cubrió cinco innings y un tercio, permitiendo dos carreras y dos hits, con seis ponches y tres ponches.

Peavy toleró dos carreras y seis hits en cuatro innings. El venezolano Doubront colgó un par de ceros al relevar al abridor.

Tras comenzar el juego con un despliegue abrumador de rectas de hasta 98 millas por hora, Kelly fue perdiendo velocidad. Luego que Victorino abrió el sexto con un boleto y Pedroia bateara una línea que Freese engarzó en la antesala, Randy Choate entró en relevo para el duelo zurdo contra zurdo frente a Ortiz. El dominicano, que jugó en la inicial debido a que no se puede alinear el bateador designado en el estadio de la Liga Nacional, conectó un sencillo al derecho con el que Victoriano avanzó a tercera. Nava vino a batear y empalmó el primer ofrecimiento de Manness a la grama del izquierdo.

Con 21 años, Bogaerts se convirtió en el tercer jugador más joven en batear un triple en una Serie Mundial, puesto que Ty Cobb y Mickey Mantle lo hicieron cuanto tenían 20 años.

Molina extendió a seis su racha de juegos seguidos bateando de hit en el clásico.

Por los Cardenales, los puertorriqueños Beltrán de 2-0 con carrera anotada, Molina de 4-3 con impulsada.

Por los Medias Rojas, el dominicano Ortiz de 2-1.