Michael Wacha. (Charlie Neibergall/AP)

BOSTON - La última vez que Michael Wacha se subió al montículo ante un público hostil y con los Cardenales contra la pared fue el 7 de octubre, en el Juego 4 de la Serie Divisional de San Luis contra Pittsburgh.

Ese día en el PNC Park, el derecho de 22 años dominó por completo a los Piratas, dejándolos sin hit hasta el octavo inning y dándole vida a su equipo, que dos días después eliminaría a los Bucaneros en el Busch Stadium.

Ahora, más de tres semanas después de ese partido, los Cardenales necesitan que Wacha vuelva a enseñar su venenoso material contra los Medias Rojas. Abajo 2-3 en esta Serie Mundial, la tropa de Mike Matheny contará con el derecho en el Juego 6 el miércoles en el Fenway Park.

El novato acepta este nuevo reto con gusto.

"Cuando la oportunidad se presenta, trato de aprovecharla", dijo Wacha, quien se ha convertido en una sensación de esta postemporada con una recta bien localizada que se acerca a las 100 millas por hora. "Así he sido toda mi vida, realmente. "Entonces, ésta es otra oportunidad que voy a tratar de aprovechar para conseguirle una victoria a este club".

Wacha está invicto en octubre, con marca de 4-0. Ha permitido apenas tres carreras limpias en 27.0 innings (EFE de 1.00), con 28 ponches. El jueves pasado aquí mismo, el ex estelar de la Universidad de Texas A&M derrotó a los Medias Rojas al concederles tres hits y dos carreras en 6.0 episodios.

Ahora bien, en dicho partido el único daño que le hicieron fue un jonrón de dos carreras conectado por el dominicano David Ortiz. El toletero de Boston está teniendo una Serie Mundial para la historia, con 11 hits en 15 turnos (promedio de .733), porcentaje de embasarse de .750, dos cuadrangulares y seis empujadas.

Muchos han planteado que hay que dejar de pitcharle a Ortiz si San Luis pretende frenar a los Patirrojos.

"Es un gran bateador", comentó al respecto Wacha. "No puedo decir cómo le lanzaré. Es un out difícil, eso es seguro. Ya veremos cómo le lanzo (el miércoles)".

En Boston ya todo el mundo habla de la anticipación de la primera corona de los Medias Rojas conquistada en el mismo Fenway Park desde 1918 (los títulos del 2004 y del 2007 fueron asegurados en la ruta). Con eso en mente, se espera un ambiente eléctrico aquí el miércoles.

"Me imagino que será una locura, pero no voy a hacerle caso a eso", dijo Wacha, quien por supuesto ya tiene una victoria adjudicada en el histórico estadio. "Seguiré haciendo lo mío de la manera en que lo vengo haciendo para todas mis aperturas.

"No me preocuparé por el público, sino enfocarme junto a Yadi (el receptor boricua de San Luis, Yadier Molina ) para hacer mis pitcheos".

Una vez más, los Cardenales recurren a su novato en una situación de alta presión, en la ruta y en un juego de vida o muerte. El manager de San Luis, Mike Matheny, expresa suma confianza en su joven lanzador.

"Michael es muy consistente en la forma en que ataca el juego", dijo el piloto. "Parece que mientras más trata la gente de hablar de las situaciones que lo rodean, mejor lanza.

"Ahora mismo anticipamos que va a seguir por el mismo sendero, hacer lo que viene haciendo. Esperamos que su material sea lo suficientemente bueno. Creo que así será, por todo lo que ha hecho".

Con todo lo que está en juego, Wacha sigue exhibiendo una calma poco común para un muchacho con apenas 13 aperturas y 19 presentaciones de por vida en Grandes Ligas.

"No creo que nada sea diferente", dijo el diestro al hablar de las circunstancias del miércoles. "Trato de llegar a cada juego con la misma mentalidad.

"Sabemos que los próximos dos partidos son de ganar, sí o sí. Todo comienza conmigo (el miércoles)".