(Charles Rex Arbogast/AP)

CHICAGO-- El presidente Tom Ricketts insiste que llegará el día cuando los resultados reemplacen a las promesas, y los titulares sean sobre los éxitos de los Cachorros de Chicago.

Pero todavía falta.

Ricketts indicó el sábado que el equipo "no puede tomar atajos" y afirmó que "no hay manera de hacer trampa" en el intento por darle a los Cachorros su primer título de Serie Mundial en más de un siglo.

Los Cachorros siguen vendiendo su plan a largo plazo, en vez de resultados inmediatos, al insistir que este sufrimiento rendirá frutos. Mencionan a joyas como el puertorriqueño Javier Báez, el cubano Jorge Soler y Kris Bryant. También hablan de nuevas instalaciones en República Dominicana y Arizona, y una renovación del estadio Wrigley Field

Y mantuvieron esa postura cuando miembros de la familia Ricketts y la plana mayor del equipo contestaron preguntas de fanáticos el sábado en la convención de los Cachorros.

"Lo que procuramos es cambiar la filosofía de trabajo, de verdad tener un `método de los Cachorros', que permite tener un equipo que con regularidad compita", declaró Laura Ricketts, integrante de la directiva del equipo. "No apuntamos a una Serie Mundial. No apuntamos a un solo campeonato del que 30 años después vamos a recordar diciendo, `se acuerdan de ese fabuloso año'?".

Los últimos años han sido flojos para los Cachorros, lo cual es dice mucho al considerar la prolongada sequía desde su último título.

La de 2009 fue su última temporada con más victorias que derrotas, al ganar 83 juegos al mando de Lou Piniella. No se vislumbra un giro importante la próxima campaña. Tal vez puedan cambiar la percepción si logran adquirir al pitcher japonés Masahiro Tanaka.

También apuestan en una renovación de su estadio Wrigley Field a un costo de 500 millones de dólares. Pero el proyecto está sujeto a una negociación con los dueños de los techos de edificios contiguos, que transfieren al equipo un porcentaje de sus ingresos y podrían demandar si el remozamiento tapa sus vistas.

Los ejecutivos de los Cachorros confían que dentro de poco alcanzarán un acuerdo. Dicen que pierden 20 millones de dólares en cuanto a venta de asientos por culpa de los techos, señalando que ese monto es lo que anualmente cobran estrellas como Miguel Cabrera, Justin Verlander, Joe Mauer y Cole Hamels.