Adeiny Hechavarría. (Mike Ehrmann/Getty Images)

FILADELFIA -- ¿Qué tanto bateará Adeiny Hechavarría?

Al mencionarse el nombre del campocorto cubano de los Marlins, esa es la pregunta más común que hace todo aquel encargado de evaluar talento de Grandes Ligas. La respuesta, hasta ahora, es que Hechavarría está evolucionando de manera alentadora en cuanto a la ofensiva se refiere.

Hechavarría, de 24 años de edad, está bateando para .383 con tres dobles, un triple, siete carreras anotadas y tres remolcadas en sus primeros 12 juegos este año.

La muestra quizás sea pequeña, pero Hechavarría llegó el domingo con más turnos al bate ahora mismo (47) que cualquier otro torpedero de Grandes Ligas, incluyendo a los dominicanos Hanley Ramírez y Starlin Castro, el también cubano Alexei Ramírez y el venezolano Elvis Andrus. De ese grupo, sólo Ramírez (.413) tiene un promedio de bateo más alto.

En lo que va de la temporada, Hechavarría ha sido el jugador más consistente de los Marlins, tanto a la defensa como al bate. Se continúa destacando con su habilidad atlética y sus herramientas naturales.

"Apenas lo estamos viendo tomar la experiencia de sus turnos al bate el año pasado y transferirla a este año", dijo el manager de los Marlins, Mike Redmond. "Está haciendo ajustes. Creo que todos sabemos y consideramos que este muchacho tiene habilidad para batear. Cuando todo cuadre, va a ser un estelar. Creo que todos lo vemos de esa manera".

A Hechavarría siempre se le ha conocido por sus habilidades con el guante, pero ahora también está llamando la atención en la caja de bateo.

Hace un año, en su temporada de transición de los Azulejos a los Marlins, Hechavarría tuvo dificultades el bate y terminó con un promedio de .227.

Hasta ahora, su enfoque este año ha sido mucho mejor. Está dándole a la bola por el medio del terreno o a jardín derecho. Se cree que con el tiempo, a medida que vaya adquiriendo más experiencia, mostrará poder al jardín izquierdo.

Ha sido todo un proceso, pero el cubano está viendo resultados inmediatos.

"Da gusto verlo mejorar", dijo Redmond.