Mike Trout. (/AP)

CLEVELAND - Mike Trout tiene una frase que muchas veces repite cuando se encuentra en la caja de bateo.

"No te pongas grande".

Es un recordatorio y significa que debe mantenerse con un swing corto y no debe expandir su zona de strike. El jardinero central de los Angelinos en ocasiones se agarra "poniéndose grande", así que sale de la caja de bateo, se repone y recuerda la frase para volver a la normalidad para el próximo pitcheo.

Se supone que las cosas no son tan fáciles y que los ajustes no se aplican tan rápido.

"Con los buenos bateadores, se hacen juego a juego o serie a serie", dijo el coach de bateo interino de los Angelinos, Dave Hansen. "Pero los grandes bateadores hacen los ajustes dentro de un mismo turno. Si ves a Tony Gwynn, Barry Bonds…es oun don, conocerse de esa manera y hacer los ajustes sobre la marcha. Es bastante especial".

El ejemplo más llamativo de ello fue la noche del 7 de junio, cuando Trout le conectó cuadrangular con bases llenas al as de los Medias Blancas, Chris Sale, en el octavo inning para empatar el partido. El jardinero reconoce que llegó al plato buscando jonrón y que conectó de foul par de rectas de 94-96 millas por hora. Luego se dijo la frase mágica, se mantuvo por el centro con su swing y dio una línea que voló la barda del jardín izquierdo-central.

"Cuando estás en situaciones apremiantes, a veces pierdes la mecánica en tu swing", dijo Trout en ese momento. "Tuve que recordarme que tenía que mantenerme corto".

Es bastante raro hacer los ajustes dentro de los turnos. Otra cosa es hacerlos dentro de circunstancias de tanta presión-y con tan sólo 22 años.

"Esas son las cosas que lo separan de los demás", dijo Hansen, quien ha asumido un mayor papel en el equipo desde que el coach de bateo Don Baylor se fracturó una pierna en el Día Inaugural. "Lo hablamos todo el tiempo, el poder calmar las cosas. Cuando (los bateadores) van bien, lo hacen. Pero hacerlo dentro de un turno, eso es bien bonito. No creo que se pueda enseñar eso. Él tiene la mayoría de las cosas que no se pueden enseñar".

Trout lleva promedio de .305, porcentaje de embasarse de .390 y slugging de .585 en lo que va del 2014. Tiene 14 jonrones, 50 empujadas y OPS+ de 176, el mejor de la Liga Americana. Ha disminuido su ritmo de bases robadas (siete en igual número de intentos) y sus ponches han subido (69, empatado por la cuarta mayor cantidad en el Joven Circuito), pero lleva ritmo para conectar 33 vuelacercas, empujar 119 carreras, recibir 88 bases por bolas y anotar 107 carreras.

Trout tuvo un bajón hace unas semanas-bueno, un "bajón" en términos relativos-pero el joven salió de eso con una racha de 10 juegos seguidos bateando de hit y lleva promedio de .429 desde el 20 de mayo.

"Puede batallar en algunos momentos, pero no a nivel mental", dijo Hansen, quien señaló la importancia de que Trout no expanda su zona de strike, debido a lo corto que es su swing.

Lo mejor de Trout podría ser su consciencia de la zona de strike y su nivel de confort bateando con dos strikes. Al principio de este año, de manera sorpresiva estaba dando swings en blanco ante rectas y teniendo problemas con lanzamientos altos y adentro. Estuvo tirándole a pitcheos fuera de la zona más de lo usual, ponchándose básicamente una vez cada tres turnos.

Pero durante todo ese tiempo, Trout siguió recordándose lo de siempre: "No te pongas grande".

Y ahora luce otra vez como el mejor pelotero de Grandes Ligas, así de sencillo.

"Es increíble", dijo Hansen. "Estoy impresionado con su disciplina en el plato. Recuerdo que lo vi hace par de años y pensé, '¿Cuántos años tiene este muchacho? Comanda la zona de strike ahora'. Y ver eso día tras día es bien impresionante para mí".

Al preguntársele qué se destaca más entre todo lo que hace Trout, Hansen-ex coach de bateo de los Dodgers y los Marineros-mencionó "la consistencia con la que lo hace".

"Son todos los días", comentó Hansen. "(Los oponentes) lo ven apenas en segmentos de tres días. Pero es increíble todo el tiempo. Es tan consistente. Creo que eso es lo que llama la atención, su talento, la consistencia con la que lo repite".