Aramis Ramírez. (AP)

MILWAUKEE - Aramis Ramírez llegó a los 2,000 partidos jugados en Grandes Ligas el miércoles, en el encuentro entre los Cerveceros y los Rojos.

Por primera vez en mucho tiempo, el dominicano dijo de manera contundente que pretende seguir jugando mucho más allá del 2014.

"Voy por los 2,500", dijo el veterano, de 36 años. "Entonces, ya veremos qué pasa. Sólo tengo 36; estaré bien".

En conversaciones anteriores, Ramírez siempre había dicho que tomaría una decisión sobre su futuro al final de esta campaña. Pero algo cambió en esta temporada, en la que el antesalista fue elegido para ser titular en el Juego de Estrellas y fue convocado por tercera vez en sentido general.

"Sí, definitivamente voy a jugar más allá este año", expresó el quisqueyano. "No sé por cuánto tiempo más, pero me quedan unos cuantos años más. Hablé con mi familia y todo eso; ya veremos cómo me encuentre al final de la temporada, pero me siento bien ahora.

"No se trata de producción, sino salud", continuó Ramírez. "Mi cuerpo me está diciendo que lo puedo hacer, así que lo voy a hacer".

Ramírez es el 16to pelotero activo en la historia de Grandes Ligas en llegar a los 2,000 partidos jugados, una lista encabezada por Derek Jeter y que incluye un solo jugador que funge principalmente como antesalista: Adrián Beltré, compatriota de Ramírez.

En el clubhouse de Milwaukee, un Cervecero mucho más joven ponderó lo que significa jugar 2,000 partidos a nivel de Grandes Ligas.

"Eso suena como una absurda cantidad de juegos", dijo el segunda base Scooter Gennett, quien a sus 24 años tiene 158 encuentros en su haber. "Eso es un logro en sí, jugar esa cantidad de años y estar básicamente saludable todo el camino. Es algo especial".

Agregó el manager de los Cerveceros, Ron Roenicke: "Y eso es jugando la tercera base. A veces vas a (jugar) en la primera y luego eres bateador designado. Pero él sigue ahí (jugando defensa en la 3B)".

Ramírez se encuentra en la última temporada garantizada de un contrato de tres años que incluye una opción mutua de US$14 millones para el 2015. En caso del equipo declinarla, habría una indemnización de US$4 millones para el dominicano.

Sin ningún prospecto en los altos niveles de liga menor de los Cerveceros, el equipo tendría que hallar una solución para la antesala desde fuera de la organización en caso de desprenderse de Ramírez después del 2014.

"No pienso en eso", dijo el oriundo de Santo Domingo. "Realmente no me gusta hablar de contratos durante la temporada. (La gerencia) no ha hablado conmigo sobre eso tampoco, así que veremos qué pasa. No sé (de una extensión). Ya veremos.

"Me gusta estar aquí", agregó el toletero. "Por eso vine. No hay lamentos. He tenido tres años buenos aquí. Es un gran lugar para jugar béisbol. Es un gran estadio; tenemos techo y no tenemos preocuparnos por el clima. Es un buen equipo; por poco clasificamos en mi primer año aquí y este año estamos luchando por un puesto. Tenemos buen equipo. Fue la decisión correcta para mí".

El partido número 2,000 de Ramírez fue muy cerca de donde jugó su primero. Como prospecto de 19 años en el sistema de los Piratas, hizo su debut en Grandes Ligas en el viejo County Stadium de Milwaukee el 26 de mayo de 1998, fallando con elevado ante el zurdo de los Cerveceros, Scott Karl. Ese día el quisqueyano se fue de 3-0 y Milwaukee derrotó a Pittsburgh por 3-2.

"Ha valido la pena", reflexionó Ramírez sobre todo lo que ha vivido desde entonces. "Me divierto. Logré mi meta de jugar en Grandes Ligas durante mucho tiempo. Lo único que tengo pendiente es ganar. Espero hacerlo este año".