Mike Scioscia, manager de los Angelinos. (AP)

ST. PETERSBURG - Aún falta mucho béisbol por jugarse y pueden suceder muchas cosas. Pero si la campaña terminara hoy, a pesar de que tienen el segundo mejor récord de Grandes Ligas, el destino de los Angelinos se decidiría en el Juego del Comodín en la Liga Americana.

Esa es la desgracia de pertenecer a la misma división que el club con la mejor foja - los Atléticos de Oakland, quienes tienen ventaja de 2.5 juegos sobre los Angelinos - durante la era de dos Comodines en cada liga.

Desde hace tiempo, el manager de los Angelinos, Mike Scioscia, ha considerado que los campeones divisionales deben tener ventajas claras sobre aquellos equipos que clasifiquen por medio de los Comodines. La posición en que se encuentra su equipo ahora mismo no le ha cambiado su modo de pensar.

"Creo que la importancia que se le asigna a ganar la división es justificada", dijo Scioscia. "Si vas a jugar un béisbol divisional, entonces ganar la división debe ser el principal objetivo de cualquier equipo contendiente. Y si no alcanzas esa meta, pero juegas lo suficientemente bien, entonces tienes la oportunidad de colarte en los playoffs".

Una alternativa para un equipo en la situación en la que están los Angelinos sería extender el Juego del Comodín a una serie de tres partidos. Pero Scioscia dice que dicho formato pondría a los ganadores de las divisiones en desventaja porque tendrían que esperar demasiado para iniciar la Serie Divisional.

"Con tanto tiempo sin jugar, sin duda alguna perderías tu ritmo", dijo el capataz.

Otra opción sería eliminar las divisiones, una idea que a Scioscia no le agrada. Y también está la posibilidad de dividir cada liga en cuatro divisiones, algo que el manager dijo se debería ponderar en aso de agregarse más equipos a Grandes Ligas.

Esta última alternativa no es una opción por ahora, así que la meta en estos momentos es bastante sencilla.

"Hay que ganar la división", dijo Scioscia. "Pongámoslo de esa forma".