David Ortiz y Derek Jeter, casi "fijos" en playoffs desde hace años.

La vida para los potencias económicas en las Grandes Ligas no se hace más fácil.

A continuación, lo último de esta odisea. Existen dos maneras de medir el balance competitivo:

1. Los equipos que están en la postemporada.

2. Los equipos que no están en la postemporada.

En la segunda categoría, el 2014 podría ofrecer algo completamente diferente. Por primera vez desde que comenzó la era del Comodín en 1995, se podría jugar una postemporada sin los Yankees ni los Medias Rojas.

Esto no se trata de alegría ni tristeza, sino reconocer cuánto han cambiado los tiempos.

Hubo años en los que los Medias Rojas y Yankees dominaban cualquier tema en la Liga Americana. Sus épicas batallas de siete juegos en las Series de Campeonato de la Liga Americana del 2003 y del 2004 recalcaron su altura, y en el caso de la Serie de Campeonato del 2004, se convirtió en un histórico regreso e histórica superación del club de Boston.

Los Patirrojos en estos momentos se encuentran en reconstrucción, pero son el único equipo en ganar tres Series Mundiales en el nuevo milenio. De todas maneras, aparte del campeonato del 2013, si no pasan a los playoffs del 2014, los Medias Rojas se habrán perdido la postemporada en cuatro de los últimos cinco años.

Los Yankees son los reyes de la postemporada con 27 títulos de Serie Mundial y 40 participaciones en el Clásico de Otoño. Pero el 2009 fue su único campeonato en las últimas 13 campañas.

Lo impresionante de esta temporada es que si los Yankees no avanzan a esta postemporada, ésta será la única vez desde que se expandió el sistema de playoffs en que los Yankees no califican en años consecutivos. Para un club que participó en la postemporada en cada campaña de 1995 al 2007, esta temporada fue un universo diferente, aparte de ser un universo de menor dimensión.

Los Bombarderos aún están en la lucha por un cupo, pero en el mejor de los casos están compitiendo por uno de los comodines. Y de todas maneras tienen mucho terreno por recorrer. Es posible que los Yankees alcancen avanzar como un comodín.

Aparte de pura suerte o un hecho insólito, ¿cuál es el motivo de esta nueva realidad? Existen algunos factores explicables.

La estructura económica del béisbol ha cambiado drásticamente desde la última racha dominante de los Yankees de finales de los años 90 hasta el 2000. La repartición de ingresos, nunca vista cuando Bud Selig tomó el mando como Comisionado hace 22 años, ahora es una realidad de la Gran Carpa.

Este es uno de los principales legados del mandato de Selig. Su historial era como el dueño de una franquicia en uno de los mercados más pequeños, Milwaukee. Selig creía que los aficionados de cada equipo se merecían la "fe y esperanza" de que su equipo pudiera competir y ganar. El repartimiento de ingresos fue la herramienta que les dio fe y esperanza a más franquicias que nunca.

El mercado de agentes libres ahora no es como antes. Los clubes de mercados pequeños y medianos que antes dejaban ir sus mejores peloteros cuando se convertían en agentes libres, ahora pueden retener ese talento. Y con dicho talento, también pueden retener la oportunidad de ganar. Ahora se hace más difícil para un club como los Yankees poder "comprar" un pase la postemporada.

Por eso, en este siglo, 28 de los 30 conjuntos han llegado a la postemporada. (Pueden ser 29 si los Reales, en estos momentos líderes de la División Central de la Liga Americana, mantienen su ventaja).

El béisbol, como un proyecto competitivo, ha avanzado durante un buen tiempo hacia el camino de la inclusión. De todas maneras, sería difícil llegar a pensar en una postemporada que no incluya a los Medias Rojas ni a los Yankees.