© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/09/12 1:13 AM ET

Céspedes, Chapman desean verse en S.M.

OAKLAND-No hace mucho tiempo dos peloteros cubanos -ambos considerados entre los mejores para afianzarse en la selección de su país- se reunieron una noche después de un partido para hablar de su huída y de la vida en Estados Unidos.

El encuentro había sido planeado durante meses, y la ubicación de dicha reunión no se determinó sino hasta unas cuantas horas antes de que ocurriera, que por cierto casi no ocurre nada.

Durante la charla de una hora platicaron de su familia y de su futuro. Se rieron, hablaron sobre Cuba -de lo bueno y lo malo-, a veces fruncían el ceño y mencionaban el beisbol solo de pasada.

Fue en agosto, en Chicago, cuando el jardinero de Oakland Yoenis Céspedes y el relevista de Cincinnati Aroldis Chapman se sentían como en casa en el vestíbulo de un ostentoso hotel. El calendario fortuito había puesto a los que alguna vez fueron compañeros de equipo en Cuba y amigos de la infancia, en una misma habitación por primera vez en 3 años y medio. Los amigos no iban a dejar pasar la oportunidad de ponerse al día de lo que había pasado. No sabían cuándo iba a volver a ocurrir dicho encuentro.

"Me hizo tan feliz verlo de nuevo", dijo Céspedes en español, "Se siente bien tener frente a ti a alguien que te entiende, que viene de donde yo vengo. Aroldis es un viejo amigo. Fue muy bueno volver a verlo".

La pareja no ha compartido un campo desde que fueron compañeros de equipo en el Clásico Mundial de Beisbol de 2009. Eso podría volver a ocurrir si los Rojos, que lideran a los Gigantes 2-0 en la Serie Divisional, y los Atléticos, que se encuentran abajo 0-2 en la Serie Divisional contra Tigres, logran avanzar a la Serie Mundial, el escenario más grande en el beisbol. Mientras eso pasa van a continuar desempeñando sus respectivos roles en sus vidas: Chapman, de 24 años, el de un joven rebelde con un brazo electrizante; y Céspedes, de 26, el de niño de mama humilde que a menudo es el jugador más talentoso del campo.

"Yoenis es un hombre joven pero con una actitud muy madura", dijo el coach de bateo de los Atléticos, Chili Davis, "Él se toma su trabajo muy en serio, él toma a su familia muy en serio y el toma la relación que construye contigo muy en serio. La confianza es algo muy grande para él. Si él no confía en ti tú no puedes acercarte a él, pero si él confía en ti el pone el mundo en tus pies".

Céspedes está bateando .375 con una carrera impulsada y dos bases robadas en los primeros dos juegos de la Serie Divisional de la Liga Americana. Bateó para .292 con 23 jonrones y 82 carreras impulsadas durante la temporada regular .

Su camino a la postemporada está bien documentado. El año pasado, Céspedes abandonó Cuba con su madre Estela, una ex lanzadora de softbol del equipo nacional de Cuba-, su tía y tres familiares más, llegando en primera instancia a República Dominicana. Fue presentado a los medios en un video de 20 minutos de duración, donde el joven mostraba su poderío físico y sus destrezas para jugar a la pelota. En una de las escenas finales del video se veía a Céspedes parado cerca de un enorme puerco asado.

Los Atléticos comenzaron a buscar a Céspedes y a Chapman seriamente cuando los reclutadores Craig Weissman, Chris Pittaro, y el director internacional del club, San Geaney, pusieron su atención en la pareja del Clásico Mundial de Beisbol. Chapman desertó y firmó un contrato de seis años y 30.25 millones de dólares con los Rojos, en enero de 2010. Más tarde ese mismo año, el Director de Jugadores de Oakland, Billy Owens, vio a Céspedes jugar diez veces en los Juegos Panamericanos y se convenció de que había visto una estrella en potencia.

Cuando la noticia acerca de la deserción se propagó, Owens y Farhan Zaidi, director de operaciones de Oakland, le vendieron la idea al gerente general de la organización, Billy Bean, de contratarlo. El club lo firmó por 4 años y 36 millones de dólares en febrero, y el resto ya es historia.

"Lo estudiamos muy a fondo y una de las mayores virtudes que vimos en él fue su carácter", dijo Owens, "Se que tuvo muchas oportunidades de salir mucho antes de Cuba, pero el se negó a salir sin su madre. Él entendió que en caso de salir y lograr el éxito no iba a estar a gusto pensando en lo mal que lo estaría pasando su madre en Cuba. Él es un hombre con lealtad y su testimonio lo avala".

Fue su madre Estela -una estrella del deporte con luz propia- quien inspiró a Yoenis a ser jugador de beisbol. Ella comenzó a llevar las estadísticas de su hijo desde que era un niño, y todavía lo hace. Ya ha pasado mucho tiempo pero tanto la madre como el hijo aun se ríen cuando se acuerdan de aquella primera y única vez que a la madre se le ocurrió convertirse en la receptora personal de su hijo, y fue golpeada con una curva en el rostro.

"Mi madre está muy orgullosa de mí", dijo Céspedes, "Ella me crió y me enseñó todo lo que se. Ella me enseñó a respetar a los demás y a que los demás me respeten a mí. Yo soy lo que soy gracias a ella". Cuando Céspedes no está en un video chat conversando con su familia, usualmente está jugando "Tempe Run" o "Fruit Ninja" en su iPhone.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


losatleticos.com